La Vocación de Tlacuilo

El cliente pequeño.

Posted in Negocios y vida by charlsmalagon on octubre 11, 2009

Esta pequeña anécdota se las comparto de los labios de la persona que la vivió. Me puso a reflexionar al respecto de nuestra actitud como proveedores de servicios y cómo somos subjetivos al momento de atender a nuestros clientes. Espero que sea de su agrado y puedan compartir sus opiniones.

-El cliente pequeño:

Pasaba un bonito día de domingo en el que el Sr. Jorge se encontraba con su familia visitando una agencia de autos. Llevaban varios meses considerando la idea de adquirir un auto nuevo y finalmente se habían decidido. Desde el momento en que ingresaron al local un vendedor los abordó, ofreciéndoles sus servicios y atenciones. El Sr Jorge, quien tenía la buena práctica de observar, notó que una señora de características singulares, estaba observando algunas camionetas. Inmediatamente notó que esta señora tenía rasgos de pertenecer a la clase trabajadora de negocios propios, con mandil y bolsa de plástico para acarrear sus pertenencias, se paseaba en la agencia sin que nadie le prestara la menor atención. El Sr Jorge, junto con su familia, se dispuso a realizar los trámites para realizar la compra de su auto, definir color, modelo, seguro, y todas esos detalles requeridos para salir sobre el nuevo auto. El tiempo pasaba y, de cuando en cuando, Jorge volteaba para saber la situación de la Señora que le había llamado la atención. Había pasado casi 40 minutos y la señora aún estaba ahí, sin que nadie le atendiera.

Jorge entonces aventuró a preguntarle al vendedor si nadie atendería a la señora, a lo que respondió que no era necesario, que seguramente solo estaba ahí para vender algo. Jorge se inquietó un poco, pero siguió con su trámite. Pasaron así, casi una hora y cuando finalmente se encontró al gerente, le comentó sobre el curioso personaje que andaba por ahí en la tienda. El gerente de la agencia envió de inmediato a un vendedor, para que le preguntara si necesitaba algo. Al acercarse el vendedor, se presentó este diálogo:

-“Buen día, Señora. ¿Le puedo servir en algo?”
-“Si joven, me gustaría saber cuánta capacidad tienen estas camionetas para carga.”- Comentó la señora.
-“Pues estas tienen capacidad de cargar 4 Toneladas”, contestó el vendedor.
-“Y se les puede poner cabina”, agregó la Señora.
-“Si, si se puede”. Respondió el vendedor.
-“¿Y cuánto cuestan?”, dijo ella.
-“Estas valen xxxx pesos”.
-“Muy bien”, asintió la señora, “quiero comprar 10”. El vendedor, boquiabierto, sentó a la señora y la atendió de la mejor manera.

¿Qué tan objetivos podemos ser al realizar nuestro trabajo? Todos nos dejamos engañar con las apariencias, algunas veces, pero en estos tiempos de crisis económica, no debemos considerar que ninguno de nuestros clientes, es pequeño o menos importante.

Saludos  y espero sus comentarios.

Anuncios

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Mó Villanueva said, on octubre 12, 2009 at 3:10 pm

    Amigo:
    Me parece que no solo en tiempos de crisis!!! en cualquier época un cliente es un cliente y punto. Merece nuestro respeto y toda nuestra atención y profesionalismo. No debemos olvidar que al final del día, todos somos consumidores, por ende, somos clientes buscando un buen servicio.

  2. Angie de la Vega said, on octubre 12, 2009 at 8:07 pm

    La reflexión me parece muy interesante… dime cómo te ves y te diré cómo te tratan no?
    Se ilustra perfectamente en el ámbito de la prestación de servicios. Sin embargo, me parece que es un problema cultural.
    Pienso que en la medida en que nos enfoquemos en aceptar y conocer a las personas como son, podremos ser más objetivos en nuestros juicios.
    Me gusta el post, creo que pone sobre la mesa un tema importante. Felicidades por tu inicio como bloguero, un abrazo!

  3. Lazarus said, on octubre 13, 2009 at 12:27 am

    Don Charles: Un gustazo leerlo en esta nueva etapa. Queda su blog inmediatamente incorporado a mi lector de feeds. Con respecto a su pequeña anécdota, quiero decirle sólo que, independientemente de que la dama comprara o no 10 camionetas, era necesario atenderla. La gente tiene que seguir siendo gente aunque no compre.

    Un abrazo,
    Lazarus.

  4. Lazarus said, on octubre 13, 2009 at 12:29 am

    Post Data: el tema que elegiste, simplia, no tiene de manera fácil la inclusión de fuentes rss. Evalúa la posibilidad de agregar el módulo correspondiente.

    Saludos,
    Auditoría interna 😉

    • charlsmalagon said, on enero 20, 2010 at 6:07 pm

      Don Lazarus:
      Cambié el tema del blog, a ver si éste le funciona mejor para la lectura de RSS.
      Saludos y estamos en contacto.

  5. Agustígula said, on octubre 16, 2009 at 3:02 pm

    Sin duda Charles, una historia muchas veces oída y muy pocas veces escuchada atentamente.

    Desde pequeños nos dicen que las apariencias engañan, pero seguimos tropezándonos con la misma cáscara de banana.

    A todo cliente se le debe atender profesionalmente igual en todo momento ¡eso es lo que a un vendedor inigualable y a la empresa invalubles!

    Juzgar a un libro por su tapa de presentación es un error común y muchos de nosotros, en todo el mundo y en todo tiempo, hemos prejuciado estúpidamente a gente, ciudades y naciones enteras y hemos perdido mucho más de lo que ganamos con los que creíamos eran mejor posicionados.

    No vayamos muy lejos: Durante el sexenio de Vicente Fox, se le aconsejó que entablara relaciones comerciales mucho más estrechas y trascendentes con Sudamérica, especialmente con Brasil y Chile.
    Pero el gobierno foxista, y muchos panistas renombrados, optaron por darle la espalda a Latinoamérica y depender, completamente, de E.U.A.
    Ahora, casi 10 años después, el hermano mayor de Latinoamérica es Brasil y los E.U.A. están económicamente apenas superando el quebranto finaciero total en toda su historia y México, por depender completamente de las políticas político-económicas de gringas, está en su peor crisis económica.
    Brasil es aplaudida por el mundo, de hecho lo acaban de premiar con el capital político-económico más importante del mundo: Los Juegos Olímpicos y lo ha puesto como la mejor economía emergente del mundo.

    Usando el ejemplo de Charlie: El vendedor de autos era mexicano, el comprador trajeado y rubio era gringo, y la señora morena chancluda era brasileña.
    El mexicano ni atendió a la morena, aunque su sonrisa fuese sincera; en cambio, se arrastó con el güero y si chistar, le vendió un auto lujoso que fue pagado con un cheque ¡sin fondo!
    La brasileña, al ver que groseramente no la atendieron, se fue con la competencia y le compró una flotilla de trailers para invertirlos en su negocio floreciente.

    Lo que pasa en el micro-universo se refleja magnificado en el macro-cosmos.

    ¡Gracias por compartir la experiencia, Charles!

    • charlsmalagon said, on enero 20, 2010 at 6:08 pm

      Muchas gracias por su comentario, Agustígula.
      Un gusto recibir sus comentarios y por ahí me tiene pendiente otros para completar mi post.

      Abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: