La Vocación de Tlacuilo

Haití: Tragedia y enseñanza

Posted in Consultoría y Proyectos by charlsmalagon on enero 20, 2010

Todos estamos enterados de la catástrofe que se presentó en Haití y, en definitiva, es imposible no hacer memoria a lo que sucedió en México en Septiembre del 85. Es muy interesante ver que ha habido mucha gente que ha invertido recursos monetarios y su tiempo para apoyar de alguna u otra manera. También ha sido muy interesante conversar con personas que no han querido apoyar y que, aunque no comparto su opinión, se respeta y eso creo que da una mayor amplitud de nuestra visión.

Este post NO va dirigido a citar la forma en que podemos apoyar a los afectados (para ello ya hay blogs que han compilado la información como es el caso de @RicardoZamora: en El hombre de hule), por el contrario, esta entrada es para hacer consciencia de la importancia de jamás olvidar que la Ciudad de México, donde vivo, se encuentra en una zona altamente sísmica.

¿Cuántos simulacros realizan en sus empresas al año? ¿Uno? Tal vez dos, a lo mucho.
¿Tienen un plan en caso de siniestro que haya establecido con su familia?
¿Cuenta usted con los teléfonos de urgencia, ubica los lugares seguros, puntos de reunión en caso de que la ciudad sufriera una catástrofe, como la que sucedió en aquella madrugada del 1985?
Estoy seguro que muy pocos lo tienen. Yo incluido, no lo tengo formalizado y solamente ha sido planteado en pláticas informales con la familia, pero: ¿No estamos siendo irresponsables?

Imagine usted que va al médico y éste le pide que se haga unos análisis y usted, por prisas, compromisos o cualquier pretexto, no los hace. ¿No está atentando hacia su vida propia vida?

Esta situación que lamentablemente le sucedió a otro país, puede ayudarnos a hacer consciencia y estar prevenidos. Esto me invitó a iniciar este blog y me permito compartirles una lista de sugerencias que espero les sean útiles para iniciar su Plan de prevención en caso de desastres y los invito a participar con sus sugerencias.

1) Identifique los lugares seguros de su hogar: Para su casa puede consultar a personal de protección civil o a algún arquitecto que pueda señalarles las rutas adecuadas de desalojamiento o de resguardo.

2) Identifique las rutas de salida y lugares seguros en su oficina: Seguramente en su oficina hay señalamientos de lugares seguros y puntos de reunión, tómese un rato para conocerlos y recorrerlos, muchas veces no conocemos las escaleras y eso podría ser un riesgo.

3) Resguardo de documentos importantes: Muchas veces nuestra documentación importante está en algún maletín en el fondo de nuestro ropero, espero que no pase, pero, si la casa se cae, no encontrará el ropero fácilmente. Póngalos en un lugar discreto pero a la mano, para que pueda tomarlos en caso de que todo se complique.

4) Establezca un punto de reunión para su familia: Un punto de reunión (por ejemplo, la casa de algún familiar) puede ser beneficioso en caso de que las vías de comunicación quedaran interrumpidas.

5) Tenga a la mano los números de su familia/amigos: Aunque ahora todo lo tenemos en nuestros celulares, estos funcionan con luz y si llegara haber algún corte de energía eléctrica, esta información no estará a la mano. Una tarjeta con los números apuntados en la cartera puede ser útil.

6) Promueva los simulacros, en casa y oficina: Si su empresa es muy grande, pida a su jefe que organicen simulacros en su área. Si usted es responsable de algún área, tómese unos minutos para conversar sobre los puntos de seguridad y realizar simulacros. En su casa organice e invite a vecinos a hacer esta práctica.

Mi antiguo jefe y buen amigo me dijo una vez: “La mejor prevención, es la planeación”. Espero que este blog les sea útil, les genere un poco de reflexión y lo compartan con sus amigos.

Saludos.


Anuncios
Tagged with: , , ,

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Angie de la Vega said, on enero 20, 2010 at 5:55 pm

    Me gusta este post porque lejos de caer en el amarillismo, como muchos medios lo hacen, nos invita a una reflexión práctica.
    Pienso que las grandes tragedias, lejos de tener una explicación, debieran dejarnos aprendizajes y compromisos.
    Los mexicanos no tenemos memoria. Nos acordamos del terremoto del 85 una vez al año (si a caso), pero estamos muy lejos de establecer una cultura de la prevención de desastres.
    Entradas con ésta, nos animan a tomar el tema con responsabilidad y sobretodo a asumir compromisos en materia de prevención.
    Un abrazo Charls!

  2. Esther said, on enero 20, 2010 at 5:57 pm

    Muy buenas sugerencias

  3. herfblack said, on enero 21, 2010 at 12:27 am

    Me parecen interesantes todos los puntos que recomiendas para la planeación. La realidad es que la mayoría de nosotros no estamos preparados para ningún evento de este tipo y nos interesamos por 5 minutos o menos en el tema.

    Respecto a la ayuda conocí ambos lados igual que tú.
    Quien desinteresadamente ofrece un poco de lo que tiene (efectivo, especie, tiempo y esfuerzo) hasta quien aprovecha la oportunidad para ganar entradas en eventos o se arriesgan a decir que ya es bastante la ayuda que se les da, obviamente sin conocer cifras o magnitudes de como afecta económica y socialmente una catástrofe de esta naturaleza.

    Gracias por recordarnos lo importante que es el tema de la prevención.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: