La Vocación de Tlacuilo

La mente y el limón.

Posted in Planeación Estratégica by charlsmalagon on mayo 2, 2011

Hace algún tiempo leí la siguiente historia:

Cierre los ojos e imagine que entra a un súpermercado. Se acerca a la sección de frutas y verduras y se detiene frente a los limones. Toma con sus manos un limón de tamaño medio y con un cuchillo, apoyado en una tabla, lo parte a la mitad. Toma una de las mitades y, mientras comienza a apretarlo lo acerca a su boca, en la cual recibe el amargo sabor del jugo del limón.

Ilustración by @ArseJrIlustración by @ArseJR

Estoy seguro que al leer este texto, sentíste en tu boca la sensación de estar en realidad probando el jugo del limón. ¿ No es sorprendente lo que nuestra mente es capas de conseguir con un poco de imaginación?

La visión.
Al iniciar un proyecto existen dos elementos clave: el propósito que tendrá nuestro proyecto y la aclaración de la visión.
El propósito es la justificación del “por qué” se pretende hacer el proyecto. ¿Por qué voy a iniciar con mis clases de inglés? ¿Por qué quiero trabajar en X empresa? ¿Por qué quiero apoyar a aquella asociación civil? ¿Por qué quiero ir al cine? Estas interrogantes nos ayudan a encontrar el propósito de nuestro proyecto.
El siguiente paso es aclarar la visión. Y es ahí donde entra el ejemplo del limón. La visión es definir “qué es lo que se espera conseguir al final del proyecto”, o en otras palabras: “¿qué es lo que espero que resulte al terminar cada una de las tareas que voy a realizar?”. No importa qué tipo de proyecto se trate. Ni el tamaño. Contar con el propósito y la visión son fundamentales.

El limón.
Nuestra poderosa mente es la responsable de generar nuestra visión. Es la imagen a futuro que queremos alcanzar. Es aquella foto que nos tomaran en el futuro justo cuando terminemos todas las tareas de nuestro proyecto. Ahora reflexiono: ¿Estoy imaginando el estado al que quiero llegar o en lugar de eso estoy cortando y probando limones?

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Angie de la Vega said, on mayo 3, 2011 at 10:20 pm

    Estimado Charls, me encantó el ejemplo del limón. ¡Por supuesto que la mente es poderosísima!
    Recuerdo haber leído un texto de Chopra en el que aseguraba que, derivado de la adversión al trabajo, muchas personas se provocaban un infarto ¡justo los lunes por la mañana! El autor decía que los hospitales tienen estadísiticas que demuestran este hecho.
    Así como podemos usar la mente para boicotearnos la vida (o la de los demás), su entrada me lleva a reflexionar sobre lo importante que es tener un propósito y una dirección en nuestro plan de vida. Sin duda probar limones puede resultar una actividad atractiva, pero me parece que es tan solo el inicio del camino para saborear lo que hemos planeado para nosotros.
    Le dejo un abrazo afectuoso.

  2. Just Do It | La Vocación de Tlacuilo said, on marzo 16, 2013 at 11:12 am

    […] realizarlo. La capacidad de la mente es sorprendente en su capacidad creadora. Si no me crees, lee esta entrada de mi blog que da un ejemplo de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: