La Vocación de Tlacuilo

Winston Churchill, ¿El peor líder de la historia?

Posted in Consultoría y Proyectos by charlsmalagon on mayo 12, 2013

Dedicado a Rosalinda M. y Ricardo M.

 

Winston Churchill es conocido como un ícono no sólo dentro de los personajes importantes del desarrollo de la Segunda Guerra Mundial y en la derrota propiciada a Alemania por parte de los aliados, sino que además se le cataloga como uno de los líderes más importantes de todas las épocas.

Todos conocemos a Winston Leonard Spencer-Churchill y sabemos de sus extravagancias, de sus impecables y motivadores discursos y de su trascendencia durante esa época. Sin embargo, de no ser por esa situación, habría tenido una vida terriblemente trágica, en el que las deudas, problemas con sus partidos (pasó de uno a otro sin mayor culpa) y lujos, le habrían dejado en la calle.
Hay un factor que me hace meditar al respecto de este tema y es una de las características que más definen a un líder: un líder es una persona que tiene la capacidad de genera el cambio. Es el que impulsa y motiva a que las cosas sucedan. Durante la década de los 30’s, años antes de que la 2a gran guerra estallara, Winston se la pasaba diciendo a todos sobre la amenaza que era Alemania para el mundo, pero por más que lo decía, por más que alertaba a todos, nunca generó en nadie la más remota intensión de tomar cartas en el asunto, hasta que fue demasiado tarde y hubo que tomar cartas en el asunto. Cuando la guerra estalla, y fue necesario contar con un líder moral, una figura de esperanza y una persona que señale el rumbo, su participación fue fundamental y su personalidad y sus atributos como “líder de guerra” salieron a lucir y fueron efectivos para evitar la caída ante Alemania y sus aliados (bueno, y también gracias a un poco de ayuda de los primos de Norte América).

Eso me lleva a otra reflexión: Si Winston (Sir Winston, para los que disfrutan de los títulos) hubiera sido un líder en toda la extensión de las capacidades que implica serlo, es muy probable que hubiera evitado un gran problema. Hay una teoría que dice que esta guerra fue parte de un plan para repartir el mundo, las zonas de influencia y la activación económica, pero esas teorías de conspiración no nos ocupan en este blog.

Retomando el punto, me llama la atención lo que entonces se entiende como un “Líder”, porque, viendo a su antagonista, Hitler, el sí que sabía inspirar y motivar al cambio, ¿es entonces mejor líder Hitler que nuestro admirado británico? Al menos en el rubro de la inspiración y capacidad de generar cambio, no me queda duda. El tema fue las implicaciones que hubo en el cambio que intentó realizar.

En el ambiente de la gestión de proyectos se manejan 3 tipos de PM: los que no tienen ninguna capacidad de decisión (expeditos), los que tienen ciertas facilidades (pero están amarrados a lo que sus jefes decidan y los hay aquellos que tienen libertad de acción (que esos son los que se conocen como Líderes), ya que de sus decisiones y acciones depende el logro de un objetivo.
El ambiente y la situación dieron la oportunidad a Churchill (Lord del Altamirasgo, si lo prefieren) de ponerse al frente y sortear un proyecto con todo en contra. Hitler generó el efecto que buscaba.

Bonito fin de semana.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] han requerido mucha dedicación para alcanzarlas. “Sangre, sudor y lágrimas”, diría Winston Churchill. Lo importante es saber hacia dónde vas y si los paradigmas que tienes te están impulsando o […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: